IVAN SANTANA
SAN PEDRO DE MACORIS
El Movimiento Marcha Verde realizo el pasado miércoles una vigilia frente al Palacio de Justicia de esta ciudad pidiendo del Ministerio Publico la agilización de las investigaciones  sobre el caso de los terrenos del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y las muertes de los comunicadores Leo Martínez y Luis Manuel Medina.
Ambos comunicadores fueron asesinados a eso de las once de la mañana del 14 de febrero del pasado año mientras laboraban en la emisora FM 103, ubicada en el segundo nivel del Centro Nacional del Este, por José Rodríguez quien posteriormente supuestamente al verse acorralado por la Policía en el sector Los Multis, se mató un tiro en la cabeza, por asuntos ligados a la venta de tierras del CEA.
Rodríguez también hirió de gravedad a la secretaria de la emisora Dayana García. Este miércoles  14 de febrero se cumplió el primer año de las muertes de los dos comunicadores, hecho que conmovió al país.
El Movimiento Marcha Verde a un año de esos sangrientos acontecimientos que se mantiene en las mentes de los petromacorisanos, pide que el caso no quede impune.
La entidad llama a la Procuraduria y al Ministerio Publico, tal como lo recomienda la comisión creada por el presidente Danilo Medina para que investigue las irregularidades cometidas en el CEA y los hechos de sangre que ocurrieron, que proceda de inmediato a poner en curso una acción investigativa.
En horas de la noche de ese día, fue efectuada en la Catedral San Pedro Apóstol la misa del inicio de la Cuaresma y con motivo del primer año del asesinato de los comunicadores Leo Martínez y Luis Manuel Medina
La misa fue presidida por el sacerdote Franklin Santana Rosenberg, párroco de la Catedral, a la que asistieron familiares y amigos y los locutores.
RECLAMO  DE LA EMISORA
Luis Manuel Medina y Leo MartinezEl director de la emisora FM 103 locutor Kennet Justiniano, dijo que no se justifica que a un año de las muertes de los locutores, todavía no haya un solo actor intelectual sometido a la justicia.
Sostuvo que el propietario de la estación radial Joaquín Che y todo el personal que labora en ese medio de comunicación, junto a los familiares y amigos de Leo Martínez y Luis Manuel Santana, exigen justicia.
Entiende que la sangre vertida por sus  compañeros es una amenaza que pende sobre todos los comunicadores.
Justiniano señaló que ante el hecho se debe imponer la justicia y caiga para siempre el manto de silencio que con putrefactos olores,  cubre este caso que estremeció a la comunidad nacional y conmovió los cimientos del ejercicio periodístico.
“No queremos nada más, no aspiramos a irradiar odios, tampoco a exigir venganzas Solo queremos justicia”, expreso el comunicador.
Exhorto a la ciudadanía a seguir imbatibles defendiendo la memoria y el honor de esos comunicadores.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here