Aguas negras en el Mercado Municipal. Foto. Dorca Sánchez

Aguas negras en el Mercado Municipal. Foto. Dorca Sánchez

La pasada semana informamos en una primera entrega de la serie   Realidades del mercado municipal del San Pedro de Macorís  donde se dio a conocer parte de la situación de la principal plaza comercial en esta ciudad, donde tocábamos la parte del mercado que tiene vista hacia la avenida Francisco Alberto Caamaño, donde la gente que tiene sus negocios en esa vía externaron sus quejas.
En esta ocasión tomamos las reacciones y las imágenes del espacio cuyo ángulo está ubicado en la calle Ramón Castillo, donde cuyo panorama, es el que más comentarios e insalubridad genera en ese lugar.

Negocios del Mercado Municipal. Foto. Dorca Sánchez

Negocios del Mercado Municipal. Foto. Dorca Sánchez

Y la verdad es que las aguas nauseabundas, acumuladas en ese espacio, vierten hedores que ahuyentan a la clientela que visita el histórico mercado de San Pedro.
Según cuenta el señor Juan Antonio Pérez, como vendedor de rubros, el trata de mantener su espacio limpio para provocar  buena venta en cada uno de sus productos.
De su lado don Juan de la Cruz, quien lleva 30 años y además expone sus productos en las proximidades de los negocios que  se dedican a la venta pollos, externó su queja, por la falta de higiene a pocos metros de sus mesas agrícolas.

Productos agrícolas en el pavimento del Mercado Municipal. Foto Dorca Sanchez

Productos agrícolas en el pavimento del Mercado Municipal. Foto Dorca Sanchez

De manera contradictoria a la realidad demandante, justamente en ese espacio, está ubicada la oficina administrativa que representa al ayuntamiento municipal, donde se recaudan los impuestos,  y  desde donde se debe velar por la higiene del mercado.
En la calle Ramón Castillo, del mercado municipal, están ubicados cuatro negocios dedicados al expendio de pollos matados y vivos, situación que produce hedores, los cuales la gente reprocha aunque pase a la distancia.
mcff
De igual manera, operan en esa vía, negocios denominados almacenes, que ofrecen mercancías diversas, a los menoristas, pues hasta donde ellos se desplazan desde los más recónditos barrios y bateyes de la provincia, pequeños comerciantes propietarios de colmados y de los conocidos ventorrillos, para adquirir sus productos.
Algunos de los abordados, dijeron: las autoridades competentes acuden hasta aquí solo hablan, solo prometen y no  se ven luego que logran un interés particular, así es que no  sabemos qué será de nosotros en este lugar, donde las ventas bajan cada día, y es por esa situación.

Venta de productos agrícolas en las proximidades de aguas negras en el mercado municipal. Foto. Dorca Sánchez

Venta de productos agrícolas en las proximidades de aguas negras en el mercado municipal. Foto. Dorca Sánchez

Se recuerda que el pasado mes de mayo en plena campaña electoral, las calles que bordean el mercado municipal fueron favorecidas con pavimentos, trabajos que dieron una imagen diferente pero de manera temporal ya que la demanda primordial sigue latente como un paciente en cuidados intensivos, pues eso sin duda algunas es de vida o muerte.
De acuerdo a lo externado por reconocidos médicos de nuestra ciudad, consumir los productos de nuestro mercado expone la salud de los ciudadanos a contaminaciones cuyas consecuencias pueden ser funestas.

Venta de productos agrícolas en las proximidades de aguas negras en el mercado municipal. Foto. Dorca Sánchez

Venta de productos agrícolas en las proximidades de aguas negras en el mercado municipal. Foto. Dorca Sánchez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here