El presidente Danilo Medina manejó con éxito el tema político-electoral y logró despejar algunos tropiezos del Gobierno por lo que concluye el 2016 en un ambiente despejado.Para el presidente Danilo Medina el 2016 será uno de los años más exitosos de su carrera política, pues el pasado 15 de mayo el gobernante logró reelegirse con casi el 62% de los votos, un récord histórico en la era democrática. Sin embargo, el ambiente post-electoral que deslució el triunfo contundente de Medina y las posteriores presiones de los partidos de oposición para la escogencia de los miembros de la Junta Central Electoral (JCE), llevaron tensión al Palacio Nacional.
También el aumento de impuestos a la placa, el peaje, el retiro del subsidio a los choferes de los sindicatos del transporte, crearon un ambiente negativo alrededor del segundo gobierno de Medina; sin embargo, el mandatario y su equipo han logrado navegar con éxito a pesar de las olas negativas y al acercarse el fin del 2016, navega en aguas tranquilas y la economía, el factor que según el profesor Juan Bosch determina la política, al concluir el año mantiene su crecimiento y estabilidad y según el Banco Central se registró un crecimiento de 7%.
Sin embargo, en el ambiente hay ligeros disturbios que provienen de los supuestos aprestos reeleccionistas, la elección del nuevo secretario general de la Liga Municipal Dominicana y las exigencias de sectores sociales de que vuelva a observar el Código Penal, convertido en ley por el Senado el pasado miércoles y que penaliza el aborto en todas las causales.
También generan inquietud las constantes denuncias de la oposición, en especial de Luis Abinader y el Partido Revolucionario Moderno (PRM) de que el nivel de endeudamiento que tiene el país podría generar una crisis y hasta han hecho la comparación con lo ocurrido en países como Grecia y Puerto Rico. Igualmente, la denuncia de irregularidades en la construcción y remodelación de hospitales como el de Jimaní, son de los tropiezos que ha tenido en los últimos meses la gestión de Medina.
También cabe destacar entre los desaciertos las declaraciones del gobernante en el sentido de que un grupo de funcionarios que no había presentado su declaración jurada de bienes no se había puesto al día porque tal vez no estaban debidamente informados sobre ese requisito de varias normativas administrativas.
Manejo adecuado de crisis por las lluvias

Las lluvias que afectaron varias provincias del norte del país, especial Puerto Plata, mantuvieron en alerta al Gobierno y todo el país e incluso el presidente Medina acudió varias veces a constatar los daños en las zonas inundadas. El gobernante concentró sus esfuerzos en la recuperación y asistencia a los afectados y luego logró que el Congreso aprobara una ley que declara en emergencia a 15 provincias del país, afectadas por las lluvias.
Buen manejo en caso de JCE
El caso de la JCE se convirtió en un mecanismo de presión para el gobernante luego de que la oposición rompió el diálogo político y enfiló sus cañones para que el gobernante interviniera en el proceso, un anzuelo que Medina no mordió, pues en caso de complacer el pedido de la oposición, el Poder Ejecutivo hubiese dado la impresión de que interfiere en los asuntos de otros poderes públicos, en este caso el Palacio Nacional. El Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y Leonel Fernández salvaron la situación, luego de una reunión que designó una comisión que fue encabezada por el expresidente y que propuso la terna que finalmente fu escogida por los senadores y que dejó complacida también a la oposición.
Cámara de Cuentas está pendiente
En la agenda de este año sigue pendiente la elección de los nuevos miembros de la Cámara de Cuentas, que aunque es una atribución del Congreso, se asume que el peso del gobernante termina inclinando la balanza en especial porque el PLD tiene mayoría de congresistas. Los partidos de oposición y la sociedad civil han puesto el ojo en ese órgano y también presionan para que quienes resulten electos sean personas imparciales e independientes de las política partidista.
El PLD también está en calma pese advertencias
Después de las elecciones a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se produjo una especie de presión por la derrota de algunos de sus candidatos en plazas emblemáticas como la capital. Sin embargo, la organización logró tratar esos conflictos y ahora luce más dinámica y en trabajo de reestructuración interna, encabezados por su presidente, Leonel Fernández. Sin embargo, voces como la de Franklin Almeyda han llamado a los auspiciadores de la reelección a tranquilizarse por el bien del PLD.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here