La maternidad Nuestra Señora de La Altagracia colapsó; al día de ayer había hasta seis parturientas en una misma cama y durante el fin de semana fallecieron 14 recién nacidos.
Al respecto, la ministra de Salud, doctora Altagracia Guzmán Marcelino, manifestó que los hospitales no pueden ser cerrados porque de lo contrario la gente tiene que ir a las clínicas privadas a gastar de sus bolsillos.
La situación mantiene alarmado al personal médico, y el Colegio Médico Dominicano (CMD) pidió la rápida intervención del presidente Danilo Medina.
En tal sentido, demandan de las autoridades que en un plazo no mayor de cinco días reubique al personal médico en otros centros de salud, para posteriormente entregar el hospital a las autoridades.
Los doctores Elfi Castillo, residente del cuarto año de ginecología, y la doctora Bethania Martínez, del área de anestesia, consideraron deplorables las condiciones en que los profesionales desarrollan su trabajo.
Seis mujeres parturientas o postcesárea en una misma cama; la mortalidad se ha elevado, hasta el punto que del viernes 23 de junio al domingo 25 fallecieron 14 niños recién nacidos. Se trata, dijo el doctor Waldo Ariel Suero, presidente del CMD, de pequeños que no debieron fallecer.
El hospital lleva casi cuatro años en remodelación, y como la maternidad San Lorenzo de Los Mina está también en remodelación, las pacientes son transferidas a La Altagracia, complicando esto el trabajo del personal médico, que está exhausto.
“Queremos informar a todo el país que en la maternidad existe una situación de hacinamiento que raya en lo infrahumano, lo que genera maltrato involuntario a los enfermos, debido a que el personal médico está atendiendo a estos pacientes en condiciones en las que perdemos el respeto a su dignidad”, dicen los médicos en un comunicado.
Aseguran que están exponiendo su ejercicio como profesionales a las demandas médicas, debido a que la acumulación de gente resta calidad al trabajo.
“Tenemos tres y cuatro madres de parto en una sola cama, no hay baños que valgan la pena, con muchas precariedades; no hay donde dormir decentemente, mala alimentación, no hay condiciones para la docencia”, insisten
Descripción. De diez quirófanos que dispone el hospital, apenas tres funcionan con mucha precariedad, faltan equipos fundamentales en cada uno de ellos y existe un solo aspirador para los tres quirófanos; no tenemos oxímetros en esos quirófanos y las máquinas de anestesia tienen escape de oxígeno, denunciaron los médicos.
Las camillas no dan posiciones adecuadas a la hora de asistir las pacientes y el área de perinatología ha disparado la mortalidad perinatal, con un hacinamiento de hasta cinco recién nacidos en un cunero. Asimismo faltan lámparas de calor y las incubadoras son insuficientes para el ingreso de los recién nacidos que necesitan ir a la unidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here