El grupismo, el inmovilismo orgánico y la falta de disciplina son parte de las deficiencias que han deteriorado al partido.
En el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) son cada vez más las voces que se levantan para abogar por la vuelta a los orígenes del partido oficial, en especial la formación política y las sanciones disciplinarias a los miembros de la organización que no cumplan con las directrices partidarias. En esencia, lo que procuran los peledeístas es volver a la calidad que caracterizó a sus integrantes cuando eran un partido de cuadros, pero sin descuidar la cantidad, o sea, la masificación que logró a partir del año 2000.
La organización diagnosticó los males que le afectan en el VIII Congreso Norge Botello que concluyó en el 2013 y al mismo tiempo aprobó las resoluciones para corregir las situaciones que han deteriorado la organización desde que alcanzó el poder hace 20 años y que al 2020 habrá gobernado 24 años de los 47 que tendrá dentro de un cuatrienio.
¿De qué se quejan los peledeístas?
La preeminencia de los intereses particulares por encima de los partidarios. Previo a las elecciones en el marco de la primaria, celebrada específicamente el 13 de diciembre de 2015, el PLD tuvo la primaria más traumática de su historia que dejó un saldo de dos personas muertas y varios heridos, en una convención en la que se escogieron menos de la mitad de los candidatos que participaron en las pasadas elecciones.
También en el marco del pasado proceso electoral, el PLD sufrió la división más profunda producto de la reforma constitucional que permitió la reelección del presidente Danilo Medina.
Inmovilismo. La falta de dinamismo interno es otra queja permanente en el PLD, pues con la excepción del Comité Político ninguno de sus organismos se reúne. En sus orígenes desde los comités de base, intermedios tenían el mandato de reunirse mínimo una vez por semana.
El grupismo. Es otro de los fenómenos negativos que se propagó en el PLD y al parecer no tiene vuelta atrás. Los peledeístas se han agrupado en dos tendencias, leonelistas y danilistas.
¿Qué ha hecho la dirigencia del PLD para corregirse?

A fin de imponer las sanciones disciplinarias por las violaciones cometidas en las pasadas elecciones, el Comité Político designó una comisión que encabeza Alejandrina Germán. Según un comunicado del PLD Germán adelantó que propondrá en el próximo encuentro del Comité Político que se presenten las acusaciones de las violaciones alegadas acorde con el reglamento de disciplina y ética. También recomendó al Comité Central reunirse una vez al mes. Ese organismo tiene una matrícula superior a los 630 miembros.
Más profundamente, el PLD aprobó en su último congreso, adecuar el reglamento de funcionamiento del Comité Central, de los secretariados; definir las normas para revisar el padrón de miembros; afinar los detalles de las políticas sobre juventud, y redactar el Reglamento para el Funcionamiento del Tribunal de Disciplina y Ética.
Pero en la práctica el PLD no ha podido pasar de las palabras a los hechos con relación a los mandatos de su último Congreso. En la última reunión del Comité Político se designó una comisión para la aplicación de las resoluciones que encabeza Alejandrina Germán e integrada por Miriam Cabral, Cristina Lizardo, Radhamés Segura y Franklin Almeyda. Esa comisión ha informado que ya tiene listo el informe y que lo presentará en la próxima reunión del Comité Político.
En palabras de Almeyda la tarea de modernizar el PLD y volver a la dinámica partidaria es una tarea difícil. “Se trata de la tarea más difícil que ha tenido la organización desde su fundación. Es hacer eficiente el respaldo del partido al gobierno y, paralelamente, realizar una re-ingeniería partidaria para superar enormes deficiencias y colocarse a la cabeza de la modernidad”, sostuvo en un artículo reciente.
También Alejandrina Germán declaró que es necesario que el PLD reflexione sobre la ruta que debe seguir en lo adelante. “Sería importante que promovamos un proceso de reflexión que nos conduzca a definir con claridad la ruta a seguir… para que la lealtad partidaria siga siendo uno de nuestros principios y el respeto a las decisiones del partido continúe como una práctica inquebrantable para todos los y las miembros de la organización”, expresó la dirigente del PLD.
La presión interna que se generó en el PLD tras las elecciones del 15 de mayo empezó a despejarse luego de la reunión del Comité Político con la definición de los bufetes directivos de las cámaras legislativas y la designación de comisiones para atender las dificultades y tareas que tiene el PLD a fin de poner la casa en orden en esta etapa.
Alejandrina Germán
La lealtad partidaria debe seguir siendo uno de nuestros principios y el respeto a las decisiones del partido deben ser una práctica inquebrantable”.
Franklin Almeyda
Tener dos liderazgos principales es oportuno porque uno y otro juegan roles diferentes como son diferentes el rol del Estado y del Partido”.
– See more at: http://www.elcaribe.com.do/2016/07/26/volver-sus-origenes-mision-posible-para-pld#sthash.Ve6plOiT.dpuf

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here